THE GAMES MAKER en La Nación

julio 6, 2013

THE GAMES MAKER en La Nación

Rodaje

Cuando el poder de la imaginación es real

Joseph Fiennes protagoniza El inventor de juegos, de De Santis

Por   | LA NACION

L

La época de las vacaciones de invierno es, para el mundo de las grandes salas de cine, una de las más disputadas por los estrenos (o al menos por un cierto tipo de estreno). Sin el horario escolar, la gran pantalla es una opción segura y hace rato que las películas animadas han sabido convertirse en éxito de taquilla en este época del año. Mientras mucho queda para decir de la temporada 2013, en diferentes locaciones de la ciudad de Buenos Aires se lleva adelante el rodaje de El inventor de juegos, la cual saldrá a encontrarse con su público justamente en las vacaciones de invierno del año próximo, anteojos 3D en mano.

Desde principios del pasado mes de junio y con un plan de rodaje de once semanas, el film dirigido por Juan Pablo Buscarini (El arca, El ratón Pérez) tiene como protagonistas al pequeño David Mazouz ( Touch ) y a Joseph Fiennes (Shakespeare apasionado, American Horror Story: Asylum), como parte de un elenco que integran también los locales Alejandro Awada y Vando Villamil.

En un set prolijísimo, rodeados de una cantidad impactante de trailers y camiones con equipos, Buscarini y Fiennes cuentan, entre una toma y otra, de qué se trata este ambicioso proyecto de coproducción basado en la novela de Pablo de Santis.

Cautivado por ella, el director emprendió la tarea de realizar un guión y hoy se encuentra embarcado en un proyecto que lleva las firmas de las productoras Pampa Films, Miravista (casa productora de Disney en América latina), Sepia Films de Canadá y DAP Italy.

“El guión fue un proceso de cuatro o cinco años, la transformación de una obra literaria lleva su tiempo, y ésta tiene una imaginación enorme y unos personajes maravillosos”, cuenta Buscarini.

La historia de Iván Drago (interpretado por el joven Mazouz) lo llevará por escenarios de lo más atractivos: globos aerostáticos, un parque, un colegio cuyos pisos se van clausurando a medida que se hunden y una ciudad mítica. Construir todo eso suena titánico. El director cuenta que ha aprendido a “aceptar las reglas que impone la industria. Acá tenés una adaptación que exige mucho por los escenarios y los personajes que crea y, además, está dirigida a un segmento que es muy complejo. Cuando llegás a las salas, competís con tanques hollywoodenses. Lo que hice estos años es dominar la ansiedad de salir a filmar con cualquier presupuesto y bajo cualquier condición. Entendí el esfuerzo que implica tener el presupuesto necesario, que no había forma de hacerlo solo acá, y que si le empezás a sacar cosas pierde la magia”.

Hoy se trata de un proyecto internacional, con técnicos que han trabajado en películas como Hugo Cabret u Orgullo y prejuicio, y actores reconocidos. Entre ellos, Joseph Fiennes, quien interpreta a Morodian, el villano que hará que el recorrido de Iván no sea tan sencillo. “No creo que ningún personaje sea malo o bueno. Nos gusta etiquetar, pero hay una complejidad en Morodian. No creo que sea malo, tal vez sí esté equivocado, pero creo que, al igual que Iván Drago, ha tenido dificultades. Es como si quisieras estar en una banda de heavy metal y tus padres fueran doctores; no funciona bien. Morodian no funcionó bien y se encontró siendo castigado cuando transitaba la mediana edad. Para mí, el corazón de este personaje es el de un chico que no tiene padres y tiene un don que otras personas pueden ver como muy sombrío. También es cierto que él hace juegos oscuros, es muy manipulador y tiene mucha gente trabajando en su fábrica. Creo que si uno quiere participar en algo, especialmente un actor con un personaje, hay que encontrar un elemento de ese personaje que uno pueda amar”, cuenta Fiennes.

Por primera vez en la Argentina, ya vestido como su personaje, tiene una copia de la película argentina Días de vinilo, que alguien le alcanzó, y cuenta que durante sus días aquí se ha tomado un tiempo para aprender algo de la historia del país en la medida que el rodaje se lo permite. Al pensar en éste como en un film para los más pequeños, dice: “Todos somos niños. Si no lo pensamos así, es bastante triste. Eso es el entretenimiento: reflexionar, llorar, escapar de la locura del mundo cotidiano e ir por una aventura, que puede ser para adultos o para chicos”.

El actor y director se entusiasman al hablar de la película. “Tiene todos los elementos. Es una aventura, trata sobre crecer, confiar y entender quién es uno, sobre ser auténtico y valiente”, aporta Fiennes. Por su parte, Buscarini agrega: “Es realmente una película familiar. Hoy está muy usado ese término y son muy pocas las que cumplen con ello. El inventor de juegos se desarrolla en un período atemporal, un mundo romántico, donde hay gente que cree en la invención del juego y en la familia. Cuenta la historia de un chico que es heredero de los grandes inventores de los juegos de mesa tradicionales. Tiene un montón de reflexiones que creo que van a pegar mucho en los adultos. Sin perder el objetivo de película infantil, creo que se expande mucho”.

 

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1598567-cuando-el-poder-de-la-imaginacion-es-real

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.