«La gente cree que yo sigo haciendo sólo clásico y no es así» – Iñaki Urlezaga en La Capital de Mar del Plata

enero 24, 2012

«La gente cree que yo sigo haciendo sólo clásico y no es así» – Iñaki Urlezaga en La Capital de Mar del Plata

«La gente cree que yo sigo haciendo sólo clásico y no es así»

Iñaki Urlezaga habla de su búsqueda de silencio y de la vigencia de lo clásico. A partir de hoy y hasta el miércoles se lo podrá ver bailar Don Quijote, un ballet alegre que se vincula con este tiempo de verano.

El bailarín Iñaki Urlezaga y su ballet Concierto desembarcarán durante tres días en Mar del Plata para presentar «Don Quijote» en el teatro Auditorium. Será a partir de hoy, mañana y el miércoles a las 21, y luego iniciará una gira que lo llevará a varias ciudades de la costa atlántica. En esos escenarios desplegará otra faceta: allí danzará tango y rock. «Tengo bastante repertorio en la valija», le dijo a LA CAPITAL sobre los dos espectáculos que mostrará este verano.

«En Mar del Plata voy a hacer tres funciones de Don Quijote, porque es una ciudad en la que hay gente de otras provincias que no tiene la posibilidad de ver un espectáculo así en el interior, entonces como Mar del Plata es tan cosmopolita, encontrás todos los públicos que existen en Argentina. Creo que un clásico unifica criterios y búsquedas, me parece fantástico poder hacer una obra así en el Auditorium que es una sala lírica y que puede propiciar un buen espectáculo», indicó el artista.

Y contó que cuando termine el verano, lo esperan nuevos viajes. Planifica volver a Corea, luego a Asia y más tarde a Europa. A México regresará por segunda vez en su carrera y quiere terminar el 2012 con otro «Cascanueces», espectáculo que ya realizó el año pasado en Buenos Aires.

– ¿Qué tiene de especial Don Quijote respecto de otros ballets clásicos como Cascanueces o El lago de los cisnes?

– Lo que tiene de especial es que es un ballet muy alegre, porque los ballets por lo general son todos dramas, tienen muertes, guerras, luchas y en Don Quijote no sucede nada de eso, es una comedia picaresca que está brillantemente bien llevada al ballet, donde el público la pasa bien porque la música es alegre, es música española, tiene un lindo decorado, los trajes son brillosos y hay una chispa que va muy bien para el verano, aunque yo soy amante de los dramas, me gustan los dramas. Pero por ahí la gente prefiere algo más liviano, a veces no tiene la cabeza para meterse en un problema más psicológico.

– ¿Por qué te gustan los dramas?

– Por que son muy interesantes a nivel actoral, la comicidad sucede o no sucede, no se puede estudiar, es innata en la persona. El drama, en cambio, tiene un trasfondo psicológico y hay que tener una inteligencia para abordarla y para construirla. Desde mi forma de ver si bien hacer reír es hermoso, hasta curativo, el drama tiene más contenido y es mucho más profundo a la hora de transmitir algo.

– ¿También te seduce el drama como espectador?

– Un poco y un poco, si no mi vida sería una vida dramática y no lo es, es una vida feliz, pero creo que siempre es cuestión del estado de ánimo que tenga.

– ¿Sigue gustando lo clásico o el espectador les pide otra cosa a los bailarines?

– El ballet clásico siempre va a gustar, es la primera disciplina de la danza, es atemporal, porque los clásicos son atemporales, siempre van a poder tocar una fibra íntima de la persona, ahí está la genialidad del autor. Yo nunca me corrí del clásico, ahora voy a hacer un espectáculo de clásico como Don Quijote, pero también voy con rock y tango. La gente que no sigue mi carrera cree que yo sigo haciendo sólo clásico y nada más y en realidad no es tan así.

– ¿Siempre tus veranos son tan intensos en cuanto a trabajo?

– Enero y febrero a mí me gustan porque estoy en Argentina, con las cosas que implica estar en Argentina. Puedo conjugar el trabajo, la familia, el estar acá, eso es muy agradable para mi. Estoy más asentado. Porque durante el año, el avión es mi residencia fija.

– ¿Cuál es el lugar del mundo que mejor te sienta?

– Europa es un lugar en el que viví muchos años de manera seguida y es el mundo que más conozco, en definitiva, es por una cuestión de experiencia.

– ¿Cómo son tus vacaciones?

– Eso no lo contempla mi agenda, ahora me voy a tomar los dos días de Carnaval. Suelo respirar en vacaciones, me llamo a silencio, mi mejor estado es la paz, la tranquilidad.

– ¿Qué encontrás en el silencio?

– Con el silencio me llevo muy bien, realmente, estoy muy a gusto, encuentro todo lo que no tengo afuera, afuera yo trabajo con cincuenta o cien personas, tengo una oficina muy grande y eso conlleva contratos, contacto con los vestuaristas, con los asistentes, con los diseñadores y todo eso hay que coordinarlo y eso también depende de lo artístico y de lo empresarial. Para mí lo habitual es estar conviviendo con gente durante los 365 días del año.

– ¿Notás mucho ruido en la sociedad?

– Es la inmediatez del mundo globalizado en que vivimos, en la calle y adentro de tu casa tenés diez mil maneras de ver la realidad minuto a minuto. Esto será así hasta que lleguemos a una evolución, hacia otro momento, hacia otro lugar. Yo no estoy tan prendido de todo eso, pero el tiempo lo dirá, el universo es más sabio que cualquiera de todos nosotros juntos, nos deparará y nos demandará lo que necesitemos en cada momento. Pero no hago futurología.

Fuente: http://www.lacapitalmdp.com/ver_historico.php?id=207095

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.