Borensztein apuesta a la risa y la emoción con “Un cuento chino” y Darín (Ámbito Financiero)

marzo 20, 2011

Borensztein apuesta a la risa y la emoción con “Un cuento chino” y Darín (Ámbito Financiero)
Entrevista exclusiva ámbito.com

Borensztein apuesta a la risa y la emoción con “Un cuento chino” y Darín

“Comedia dramática”. Así fue catalogada “Un cuento chino“, tercera película de Sebastián Borensztein, esta vez protagonizada por Ricardo Darín. En la historia, se destacan varios puntos y personajes: un excombatiente de Malvinas, un ciudadano chino perdido en Argentina, el cruce de culturas, una vaca, y una mujer en busca del amor de uno de los protagonistas.

En la obra, en la que también actúan Ignacio Huang y Muriel Santa Ana, Borensztein propone la convivencia entre el humor y la reflexión. Tragedias que se mezclan con situaciones cotidianas y otras inéditas forman parte de este film que fue rodado en ocho semanas, en Argentina y España.

A días de su estreno -el 24 de marzo-, ámbito.com entrevistó al director y al actor principal.

Periodista: ¿De qué se trata la película?

Ricardo Darín: La película trata sobre el cruce de dos personas de distinta nacionalidad, uno es argentino y otro es chino y no se entienden una sola palabra. No tienen caminos de encuentro en el intento de comunicación y se ven obligados a convivir por un período en la casa de uno de ellos, que es el personaje que hago yo. Él piensa que este pequeño inconveniente se va a resolver en pocas horas pero se va prolongando en el tiempo. Lejos de lo que uno puede suponer, el tipo no afloja nunca: siempre se siente invadido, incómodo, arrasado por la presencia de este muchacho chino. En el transcurso de todo esto y como corolario, cada uno se va a llevar algo de esta fusión.

Sebastián Borensztein: Es la historia de un argentino y un chino unidos por una vaca que cayó del cielo. Acarrean una tragedia en sus vidas y, al encontrarse, producen una comedia. Van descubriendo mutuamente que, si bien piensan que no tienen nada en común, tienen mucho más de lo que ellos piensan.

P: ¿Cómo fue la relación con Ignacio Huang, teniendo en cuenta las diferencias culturales?

R. D: Con Ignacio todo fue fantástico. Es muy inteligente, muy buen actor, con mucho entusiasmo. Desde el primer minuto nos dimos cuenta que habíamos tenido mucha suerte en dar con él. Hizo grandes aportes, no sólo interpretativos en esta película sino también de información en cuanto a la cultura china. Es muy difícil hacer un personaje de esas características, que no entiende nada, cuando entiende todo.

P: El personaje de Darín se basa en un acto de una solidaridad llamativa ¿Cree que es posible en la sociedad actual?

R.D: Sí, creo mucho en las individualidades. Si bien es cierto que la solidaridad no es el rasgo preponderante de las comunidades que viven en las grandes ciudades, creo que hay casos aislados donde sí se nota eso. Sobre todo en esta parte del planeta. Eso en otros lugares más desarrollados no ocurre. Nosotros en ese sentido somos un poco más “cabeza duras” y a pesar de saber cómo funcionan las cosas, confiamos en el mano a mano.

S. B: Yo soy un esperanzado, pienso que la gente buena es mucha más que la gente mala. A lo mejor como colectivo nos vemos a nosotros mismos diferentes. Lo malo tiene más prensa que lo bueno. Tenemos la sensación de que nuestra sociedad es maliciosa, y no lo es: hay gente mala pero, la gran mayoría es de buena fe. Soy un convencido de que ciertos actos de esta naturaleza pueden ser reales, me ha pasado.

P: ¿Hubo alguna diferencia al filmar en España y en Argentina?

R.D: No, porque fue muy acotado lo que fuimos a hacer allá, la historia no transcurre en ningún momento en España. Hicimos interiores en un estudio español, en la Ciudad de la Luz, en Alicante, que tiene unos estudios al estilo hollywoodense.

S. B: En los dos lugares trabajamos a muy alto nivel. En España trabajé con gente con quien nunca había trabajado y acá con gente con la que hace tiempo que vengo trabajando. Pero todos se pusieron la película al hombro.

P: ¿Cómo ve la situación del cine nacional actual y la creación de INCAA TV?

R.D: Al cine nacional lo veo bien, creo que estamos en un buen momento. Hay mucho talento técnico y artístico en Argentina. Dependerá de cuáles sean los movimientos que hagamos de aquí en más.

S.B: Tengo la sensación de que el cine argentino está tratando de reinventarse, después de haber conquistado algunos logros en festivales y círculos muy prestigiosos. Me parece que se está dando un intento muy saludable de tratar de hacer más cine de género. Lo necesitamos para que se filme y para que la industria se fortalezca. Hay que destruir ese mito del “yo cine nacional no veo”. Los realizadores hemos tenido alguna responsabilidad en generar esa sensación en el público, por lo tanto también tenemos la responsabilidad de revertirla. La creación del INCAA TV me parece fantástica. Me gusta que el cine sea, de alguna manera, política de Estado. Que haya un canal de televisión dedicado a difundir lo que hacemos me parece genial. El cine es un gran embajador.

Entrevista de Guadalupe Rivero

Fuente: http://www.ambito.com/noticia.asp?id=573488

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.