Nota a Flavio Mendoza en Diario UNO de Mendoza

julio 27, 2010

Nota a Flavio Mendoza en Diario UNO de Mendoza
Escenario

Flavio Mendoza: “No le guardo rencor a nadie”

El mediático bailarín y coreógrafo acaba de estrenar su espectáculo Servián, el circo, en Buenos Aires. Aquí habla de su relación con Tinelli y de sus peleas con algunos integrantes del jurado de “Bailando por un sueño 2010”.
27-07-2010
Oscar Trapé
otrape@diariouno.net.ar
Flavio Mendoza no sólo es uno de los mejores coreógrafos de la Argentina, sino que con su carácter versátil ha logrado transformarse en uno de los personajes más queridos de ShowMatch. Situaciones como el ofrecimiento de matrimonio al propio Tinelli con anillos en mano, algunos besos en la boca improvisados con la Mole Moli y filosos cruces con el chocolatero Ricardo Fort le han sido válidas al bailarín para ganar espacio en el show televisivo más visto de nuestro país.

Sin embargo, esa exposición mediática no se ha devorado el espíritu creativo de Flavio Mendoza y por ello hace pocos días estrenó el espectáculo circense Servián, el circo.

“Estoy feliz porque Ticketek, la empresa vendedora de entradas, asegura que estamos como líderes en ventas durante estas vacaciones de invierno con Servián…”, cuenta entusiasmado en charla telefónica con Escenario mientras se prepara para asistir a una reunión con Marcelo Tinelli en Ideas del Sur.

En esta entrevista exclusiva, Mendoza habla de su agitado presente laboral y de la importancia que tiene para él reivindicar el circo en la Argentina.

–¿Por qué llevás adelante la producción de un espectáculo circense?
–Es un proyecto que teníamos hace varios años con la familia Servián. Tanto ellos como mi familia hemos trabajado con el circo durante mucho tiempo. Entonces nos juntamos para llevar adelante esta idea, que es posicionar otra vez al circo como un espectáculo popular y de toda la familia. Y bueno, también un poco para derribar el mito que sigue sosteniendo algún político o personaje similar que no quieren animales en los circos para protegerlos.

–¿Tu circo tiene animales?
–No hay animales, el circo en la actualidad se está adaptando a esta modalidad de no tener animales, aunque yo nací en un circo donde había animales. Pero hay que adaptarse, como parece que no se pueden adaptar los zoológicos o los acuarios. Aparte, los funcionarios nos quieren hacer creer que allí los animales están en un hábitat mejor. Igual, Servián no tiene animales y logramos un show que la verdad es único. Las críticas que ha tenido en Buenos Aires son fantásticas. Aparte, la otra vez escuché un elogio de Enrique Pinti que me pareció fenomenal.

–¿Sólo producís este espectáculo o también aparecés en escena?
–Las primeras funciones tuve participaciones en algunos cuadros; es más, en las publicidades aparezco como uno de los personajes, pero solamente en la actualidad lo estoy produciendo, estoy todo el tiempo detrás de escena. La verdad que son unos nervios terribles los que me tengo que bancar, porque me quedo pendiente de todo lo que se ve arriba del escenario.

En el “circo” de Tinelli
–Está confirmado que te quedás en el “Bailando por un sueño 2010” después de amagar con retirarte de la competencia. ¿Cómo llevás esa rutina de constante exposición?
–Si bien me agoto bastante, trato de divertirme mucho. Con Marcelo tenemos una relación muy especial, él me pidió que bailara este año y acepté; aunque ya me estaba retirando del baile, estaba muy abocado a mi profesión de coreógrafo.

–¿Nos contás el detalle del regalo lujoso que te hizo Tinelli?
–Me estaba por ir del concurso, pero antes le había pedido a la producción de Marcelo que me consiguiera un IPad y unas gafas importadas. Al enterarse de que yo me quería ir Marcelo decidió regalarme lo que le había pedido a su producción que me consiguiera, porque el dinero se lo iba a entregar. Fue un regalo maravilloso y luego quedamos de acuerdo para seguir. Tanto Marcelo como su equipo me han tratado de maravilla.

–Paradójicamente vos le regalaste un horno microondas a Mario Pergolini…

–(Risas) Sí, es verdad. Pero aclaro que Pergolini no necesita que yo le regale un microondas. Eso fue la devolución de un enorme gesto que tuvo Mario conmigo cuando estrenamos lo del circo y cuando estuve en el estudio de la radio (Rock & Pop) me di cuenta de que tenían el horno roto y decidimos con mi equipo enviarles uno nuevo.
–¿Qué te motivó el pensar en abandonar un programa tan exitoso como ShowMatch?
–Soy una persona muy alegre, que acepta las críticas. Pero ya cuando te metés con la técnica del baile y en realidad no sabés nada me enfado bastante. Sólo por ese motivo iba a irme del “Bailando…”, nada más, aunque ya es un tema superado.

–¿Has tenido algún roce particular con alguien del jurado?
–Tengo mis encontronazos con (Ricardo) Fort y (Graciela) Alfano, pero trato de no darles trascendencia. Ellos que hagan lo que quieran y yo hago la mía. En realidad, no le guardo rencor a nadie, ellos saben lo que hacen y lo que buscan.

Un animal suelto
–Tenés una participación destacada en el programa que conduce Alejandro Fantino por América, el exitoso Animales sueltos. ¿Cómo hacés para llegar con todas las pilas después de estar bailando en ShowMatch?
–Es que con los chicos de Animales sueltos también me llevo de primera, tengo mucha libertad y aparte me divierto mucho con el panel, todos son unos personajes y ni hablar del mismo Fantino.

–Ahí mostrás otra faceta de tu carrera, más relacionada con el periodismo, como entrevistador…

–Es que me dan mucha libertad para hacer lo que me gusta y también tengo mi espacio para divertirme delante de las cámaras. Uno es medio bufón de la gente cuando se somete a este tipo de programas.

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.