Nota a Sandra Mihanovich en Ámbito Financiero

junio 28, 2010

Nota a Sandra Mihanovich en Ámbito Financiero
De pequeños pubs a míticos teatros
Sandra Mihanovich, más de 30 años de escenarios y canciones
Hace más de 30 años Sandra Mihanovich daba sus primeros pasos en la música. Con su guitarra y una voz potente que se convirtió en su sello indiscutido, la cantante comenzó discretamente una carrera que luego estaría plagada de éxitos.

Fue la primera mujer que se presentó en Obras, en el año ’82, cuando llenó dos veces el mítico estadio. Desde allí y hasta ahora, la artista recorrió un largo camino que pasó por la música y la actuación, otra de sus pasiones.

Desde mañana y durante los cuatro martes siguientes se presentará en el Teatro Maipo, que dejará a un lado las plumas para darle lugar a los tangos de Eladia Blázquez y a los clásicos de Mihanovich. En diálogo con ámbito.com, la intérprete repasó su vida artística y dio detalles del show.

Periodista: ¿Qué momentos considerás clave en tu carrera?

Sandra Mihanovich: El principio. Fue hace más de 30 años. Lo primero que hice fue debutar cantando en un lugar que se llamaba La ciudad. Era como un Café concert, donde la gente podía tomar un trago y ver el espectáculo. El show estaba compartido por un montón de artistas importantes, eso fue el 20 de mayo del ’76. Ese mismo año grabé una canción que se llama Falta poco tiempo, de mi hermano Vane, que fue el ‘leitmotiv’ de una publicidad. Eso fue desbordante porque la publicidad salía en la televisión, salía en el cine. Yo estaba alucinada.
Otro momento clave fue el año ’82, año en el que la música en inglés desapareció de la radio y nosotros empezamos a sonar como locos. Ese año estuvo a la venta mi segundo disco, Puerto Pollensa, en el cual hay muchos hits, muchas canciones que la gente recuerda. En el mismo año canté en Obras. No sabía que era la primera mujer que estaba cantando ahí. Hicimos dos funciones el mismo día y fue muy emocionante. Fue un salto muy grande, de un pub donde yo veía a toda la gente, con una capacidad de 200 personas, a un estadio de 5 mil personas.

P: ¿Qué tiene que tener una canción para convertirse en un clásico?

S.M: La verdad que no lo sé. Yo creo que el hecho de cantar canciones que no son especialmente rockeras, que no están relacionadas con la moda, que son buenas, que son un poco atemporales hace que no se pongan viejas. Lo que se pone viejo es la moda. Las canciones que son esencialmente buenas tienen toda la vida por delante y por detrás porque cualquiera se puede sentir identificado con una linda historia de amor, con canciones que dicen cosas grosas como Soy lo que soy o Como el juez a la verdad. Son canciones sencillas y muy directas.

P: ¿Qué obras que aún no grabaste te gustaría interpretar?

S.M: Me gustaría hacer un disco de folclore. Quisiera cantar temas de Cuchi Leguizamón, por ejemplo. Me le animé al tango por el lado de Eladia. A mí me preguntan por qué estoy cantando tango ahora y mi respuesta es que ‘yo no estoy cantando tango, yo estoy cantando Eladia’. Hay muchos poetas. En este momento estoy intentando otro trabajo que es el de componer.

P: ¿Qué músicos del ámbito nacional te gustan?

S.M: Me gustan muchos autores nacionales clásicos como Fito, Charly, Spinetta y Calamaro. Me parece que todos ellos son realmente número uno. Me gustan algunos de las bandas más nuevas como Árbol, como No te va gustar. Le tengo mucha simpatía a Los decadentes, La mosca. Tengo un gusto muy abierto y muy ecléctico. Me gusta escuchar cosas diferentes.

P: ¿Tenés planes para volver a tu faceta de actriz?

S.M: Nunca tengo ningún plan ni de irme ni de volver. Cuando trabajo como actriz estoy dependiendo de la convocatoria de un productor. Me acaba de llamar Pablo Cullel para hacer una participación en unos unitarios que va a dirigir Adrián Caetano y voy a hacer el rol de una maestra. Voy a filmar en los primeros días de julio.

P: ¿Qué es lo más duro y lo más gratificante en la vida de un artista?

S.M: Yo soy de las que me gusta mucho más ver la mitad del vaso lleno que vacío. Siento que este es un camino de mucho privilegio, donde pude elegir hacer lo que me gustaba. Ser una persona conocida implica ciertos sacrificios, cierta apertura para recibir y compartir el afecto de la gente. Hay cierta invasión a la privacidad pero son como los gajes del oficio, no lo veo como algo duro. Todos los oficios tienen cosas maravillosas y cosas no tan divertidas. Lo maravilloso es hacer lo que a uno le gusta. Yo sigo disfrutando de cantar como a los 15 años cuando agarraba mi guitarra en la casa de una amiga o en el colegio. Para mí es un placer cantar. Es algo que me gratifica mucho y siempre estoy pensando qué quiero cantar, qué cosas nuevas quiero hacer. La devolución del público es una de las cosas más hermosas que tiene nuestro oficio. Para mí el aplauso es la respuesta y el aplauso es mutuo. Es compartir esa emoción que nos provoca la música. Cada vez que canto es un festejo.

P: ¿Es verdad o es mito que el público argentino es más cariñoso?

S.M: Es muy afectuoso el público argentino. Varía en los distintos lugares del país, como consecuencia de la expresión cultural de cada ciudad. En el norte, por ejemplo, no son iguales en Tucumán que en Salta. En Tucumán son muy ‘para afuera’. Los cordobeses no son diplomáticos. En el sur son más ‘para adentro’, les cuesta más mostrar lo que sienten. Pero en general el público argentino es muy agradecido, muy festejador, muy respetuoso.

P: ¿Tenés cuentas pendientes en tu carrera?

S.M: Me gustaría viajar un poco más. Ahora estamos armando una gira nacional, a partir de agosto, que hace rato que me la debía. Vamos a hacer más de 30 ciudades y eso me hace sentir muy feliz. En nuestro país muchas veces se dificulta porque las distancias son muy grandes, los traslados encarecen mucho la cosa.

P: ¿Cómo va a ser el show en el Maipo?

S.M: Por un lado estoy presentando el disco de Eladia, que son todas canciones de ella menos una que es la que hicieron para ella Rubén Juárez y Chico Novarro. La segunda mitad del espectáculo son los clásicos, con una banda de siete músicos. A mi banda le agregué un bandoneón y un chelo. Vamos a hacer cinco martes desde mañana hasta cuatro shows más en julio.

Entrevista de Guadalupe Rivero

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.