Iñaki Urlezaga en Ámbito Financiero

mayo 4, 2012

Iñaki Urlezaga en Ámbito Financiero
Iñaki Urlezaga es convocado por los grandes teatros del mundo
Tengo pendientes los viajes de puro placer
“Vivir 12 años en Londres hace que pueda recorrerla como si se tratara de Buenos Aires”, dice el famoso bailarín argentino.

Los viajes son la señal más clara de la trascendencia internacional del famoso y multipremiado bailarín argentino Iñaki Urlezaga. Formado en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, y en el New York City Ballet, fue bailarín principal del Royal Ballet de Londres y del Ballet Nacional de Holanda; a partir de esto, desde la infancia no ha dejado de viajar, presentándose en los más grandes y más famosos escenarios del mundo. Nos reunimos para que nos contara de sus andanzas por el mundo.

Periodista: Da la impresión de que usted vive andando de un lado para otro, ¿está viajando ahora?

Iñaki Urlezaga: Me estoy yendo a los Emiratos Árabes, y después viajo a Corea. En los Emiratos Árabes voy a bailar «Aires de tango», una obra inspirada en el espíritu de nuestra música ciudadana, y en Corea «Giselle», uno de mis clásicos, que antes presento en Buenos Aires, bailando con Anastasia Kolegova.

P.: ¿Ha viajado mucho?

I.U.: He vivido viajando desde los 13 años. A esa edad me fui a Suiza a un concurso de ballet en Lausanne. Estuve unos días en la principesca Ginebra, y después una semana en Lausanne; a partir de ahí no paré más. Tendría que hacer un esfuerzo para recordar exactamente cuál fue el destino siguiente. Después fui muchas veces a París, a muchas ciudades de Estados Unidos. Viví doce años en Londres, donde me convertí en primer bailarín del Royal Ballet. Después estuve tres años en el Ballet Nacional de Holanda. Después viajé por todo el mundo, por suerte. He ido de Venecia a Tokio, de Managua a Atenas, de Nueva York a Moscú, de un lado para otro.

P.: ¿De cuál de esos lugares guarda mayor recuerdo?

I.U.: Inglaterra es para mí un lugar familiar. Después de más de una década viviendo y trabajando allí, Londres pasó a ser como Buenos Aires, una ciudad que conozco mucho. Me pasa lo mismo con Ámsterdam, en Holanda. Y con Nueva York, donde estuve bastante. Son lugares que si comienzo a caminar los conozco bien. Pero también me pasa en Roma o París adonde fui bastante. Son ciudades a las que vuelvo seguido porque aún sigo bailando.

P.: De esas ciudades, ¿hay alguna de la que, cada tanto, le vuelvan imágenes y recuerdos?

I.U.: Indudablemente de Londres, porque ahí está parte de mi vida. Además, es una ciudad muy cultural y a la vez muy simple para vivir, donde es muy fácil manejarse porque está todo comunicado. Pensándolo bien, tiene su distancia porque la ciudad es como alargada, y se tarda tiempo entre destino y destino. Londres, con 14 millones de habitantes, es una ciudad grande, como París, Nueva York, el Distrito Federal, Berlín, Tokio, San Pablo y Buenos Aires. No por nada son algunas de las grandes capitales del mundo, los lugares donde habitualmente ocurren las cosas más importantes.

P.: ¿Cuál era su paseo habitual en Londres?

I.U.: Trabajaba a dos cuadras de la Tate Gallery; eso hacía que fuera seguido. Después estaba la Royal Academy of Arts, donde siempre hay exposiciones bellísimas. El British Museum nunca me llamó la atención por más que sea realmente descomunal. Siempre tengo ganas de andar por los museos, por eso trato de no perderme los de Madrid, que son divinos, y volver a ver el Guernica o Las Meninas.

P.: ¿Qué escenarios sintió que al pisarlos había llegado a un espacio soñado?

I.U.: Obviamente, a los más emblemáticos: el Coven Garden, el Bólshoi en Moscú, el San Petersburgo, el Metropolitan de Nueva York, la Scalla de Milán, la Arena de Verona, Les Champs Élysées de París, el Real de Madrid. Son teatros en los que tuve la suerte de poder bailar, donde nunca hubiera soñado estar, y formé parte de ellos. Disfruté mucho de haber alcanzado la virtud de estar trabajando en esos lugares, mostrando mi forma de expresarme a través de la danza.

P.: Cuando tiene vacaciones, ¿qué lugar elige?

I.U.: Todavía no viajo por puro placer. Viajando tanto por obligaciones de trabajo no tengo más ganas de volverme a subir a un avión. Elegir un destino al que me guste viajar por gusto es una cuenta pendiente. Mientras tenga tantos viajes laborales no me da más ganas de andar armando valijas, me da más ganas de desarmarlas.

P.: ¿En los viajes laborales tiene tiempo para usted?

I.U.: La verdad que no, y así hay ciudades que empiezo a conocer después de haber ido diez veces. Es lo que tarde en Roma para poder llegar al Coliseo. Pero la sensación de haber viajado tanto es que se abre el mundo. Sin ir a los lugares turístico uno conoce mejor las ciudades; en el trato con la gente se empieza a entender cómo son ellos, cómo viven. Y ellos son los que hacen la ciudad, son su alma. Es algo fantástico que el turista no tiene por que va y recorre museos, pero no conoce a la gente que trabaja dentro del museo, no conoce el pensamiento de la ciudad.

P.: ¿Qué sintió como diferencias notables en algunas de esas ciudades?

I.U.: Doy imágenes. Los orientales son muy reservados. Los italianos gritan todo el tiempo. Los españoles son alegres, festivos. Los parisinos son más soberbios. El inglés es más educado. Son señales de costumbres, de formas de ser.

P.: En la Argentina, ¿tiene algún lugar de su preferencia?

I.U.: Me gusta el norte, pero nunca puedo ir. Estoy desesperado por hacer la ruta de Cafayate, Humahuaca, Purmamarca, un lugar soñado, pero nunca tengo tiempo. Si tengo un poco de tiempo me voy a ver el mar, algo que siempre me gusta. Además, como se sabe, Buenos Aires está de moda en el mundo. En los viajes noto que la gente tiene ganas de explorar Sudamérica.

P.: ¿Un lugar que recomendaría como imperdible?

I.U.: San Petersburgo, una ciudad increíble, muy bella, con la magnificencia de sus edificios, con sus palacios y con sus imperdibles museos: el Hermitage, el de Pushkin, el de Dostoievski. San Petersburgo es muy misteriosa, realmente vale la pena ir a disfrutarla.

Entrevista de Máximo Soto

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.