Norma Aleandro, regreso triunfal (Clarín)

marzo 23, 2012

Norma Aleandro, regreso triunfal (Clarín)

TEATRO

Norma Aleandro, regreso triunfal

Crítica. “Master Class”. La actriz retomó la composición de María Callas, con dirección de Agustín Alezzo. Puro talento.
  • 22.03.2012 | Por Rafael Granado Especial Para Clarín

Es una gran actriz. Así de simple. Señora de la escena, Norma Aleandro acaba de retomar, quince años después, la figura de María Callas, una de sus composiciones más entrañables. Que fue, además, un contundente éxito de taquilla.

Vestida con chaqueta entallada y pantalón negros, envuelto su cuello con un chal blanco, luciendo grandes anteojos (confiesa que es corta de vista), la magnífica cantante de ópera impone su presencia desde el primer minuto a través de la relevante interpretación de Aleandro. Quien acaso hace suyo uno de los consejos que Callas les dispara a sus alumnos: es imprescindible apoderarse del escenario, porque cada función es una batalla que debe ser ganada. Aunque no lo diga explícitamente la diva del bel canto, ese triunfo es una manera de volar. Y Aleandro vuela.

Su labor atraviesa infinitos matices: maneja un humor sutil, de a ratos, cáustico; transmite las vivencias de su personaje con miradas burlonas o implacables; impone gestos expresivos; sus movimientos corporales sugieren los más variados estados de ánimo; su voz recorre un amplio abanico de elocuentes tonos. La actriz se adueña de la cantante.

El trabajo de Aleandro cuenta con el respaldo del texto y de la dirección. El autor estadounidense Terrence McNally arma su relato alrededor de tres clases magistrales que Callas imparte a un grupo que aspira a alcanzar el mejor nivel dentro del mundo de la lírica. Por ese lado surge la rebeldía de una soprano que se enfrenta a Callas, el fervoroso deseo de un tenor que busca aprender al máximo de su maestra, la ausencia de estilo en otra soprano. Las clases no suelen ser apacibles.

A la vez, esas horas de enseñanzas abren las puertas a ciertas vicisitudes de María Callas (1923-1977), en un enfoque con toques biográficos. De a poco asoman el dolor de ella porque el amor de su vida, el millonario Aristóteles Onassis (que odiaba la ópera), la deja por Jacqueline Kennedy; y la tristeza por la pérdida de su calidad vocal, cercenando su carrera de cantante. En un par de monólogos clave, cargados de angustia, Master Class ofrece un espléndido regalo: enmarcando la depresión de Callas se escucha su propia voz, con la sabia decisión de que Aleandro no hace la mímica. Son dos pasajes de alto nivel.

Agustín Alezzo (que asumió la misma responsabilidad en la versión de 1996) concreta una puesta sobria, despojada, con el acento en climas significativos. Simultáneamente, apunta con las clases de Callas al conjunto de sus alumnos y a la platea real, y nadie queda fuera de juego.

El resto del elenco aporta buenas voces (las sopranos Carolina Gómez, Lucila Gandolfo y, en especial, el tenor Marcelo Gómez), mientras que en el terreno actoral cumplen participaciones correctas. Breve y eficaz es la intervención de Hugo Argüello, destacándose en el piano Santiago Rosso.

Más allá de los méritos que se acumulan en general, Master Class es Norma Aleandro, cuyo talento es el innegable imán de este espectáculo, al que dota de una magia singular.

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/teatro/Norma-Aleandro-regreso-triunfal_0_668933122.html

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.