Rémi Bezançon y el lado oscuro de la familia (Ámbito Financiero)

marzo 21, 2012

Rémi Bezançon y el lado oscuro de la familia (Ámbito Financiero)

Diálogo con el cineasta francés que dirigió «Un suceso feliz», integrante de la muestra «Les avants premières»

Rémi Bezançon y el lado oscuro de la familia

Culmina en estos días la muestra «Les avants premières», de cine francés, en Patio Bullrich. Aún en agenda, la deliciosa «Románticos anónimos» y el clásico de Jean Renoir en copia restaurada «French Can Can», con gran elenco, final a toda orquesta y decenas de piernas por el aire. La apertura fue con «Un suceso feliz», sobre una joven poco entusiasmada con su embarazo y su primer bebé. Su autor, Rémi Bezançon («El primer día del resto de tu vida») llegó en gira desde Australia para presentarla. Dialogamos con él:

Periodista: ¿Ya no es tan lindo tener familia?

Rémi Bezançon: En general se considera a la maternidad como un hecho feliz, la expresión francesa alrededor de un nacimiento es esa, «un heureux événement», como si obligatoriamente debiera ser así. Pero a veces esa sensación no surge, una mujer puede sentirse incómoda con su propio hijo, la vida tiene matices variados. No es algo que se hable mucho, por eso me interesó el tema.

Periodista: Adaptó una novela.

R.B.: Sí, «Un heureux événement», de Eliette Abecassis (la de «Delitos conyugales»). Era la primera vez que leía sobre la maternidad de una manera tan realista, nada idealizada. La adapté junto a mi esposa, Vanessa Portal, alentado por mi primera productora, Isabella Grellat, y por la actual, Genevieve Lemal. Además me movilizó hablar de los temores de tener un hijo antes de ser yo mismo padre, eso me permitía tener una perspectiva fresca sobre la pareja y sus recelos ante la incorporación de un niño. Reconozco que me pongo más de parte del joven padre que de la embarazada, pero igual, todos mis personajes tienen algo mío.

P.: ¿Incluyendo el miedoso de su comedia romántica «Ma vie en lair»?

R.B.: Así era yo, les tenía fobia a los vuelos. Por eso el personaje de mi primera película era un joven que debía superar ese miedo para alcanzar a la chica que amaba. Una metáfora del crecimiento, como siempre hago. La chica era Marion Cotillard, antes de consagrarse con «La môme» («La vida en rosa», sobre Edith Piaf).

P.: ¿Su tema es siempre el paso de una etapa de la vida a otra?

R.B.: Alguien que se anima a portarse como un adulto, una joven que se transforma en madre aunque primero tenga cierto rechazo, si, en todas mis películas está ese paso de una etapa, a otra, con lo que se gana y lo que se deja atrás. Es difícil explicarlo, pero sin dudas ese es el tema de mis obras, y también el tiempo. Cómo se aprehende el tiempo que pasa, y el tiempo que nos queda.

P.: Se aprecia bien en «El último día del resto de tu vida». ¿Cuántos años le llevó escribir esa historia familiar?

R.B.: Tardé muchísimo. Quería describir los conflictos de cinco personajes a lo largo de cine días, imbricar realmente todo, y que jamás se perdiera uno en detrimento de otro. Por suerte logré escribirlo. Pero después tenía que hacer la película.

P.: Prácticamente recién empezaba y quería hacer una historia coral. ¿Cómo convenció a los productores?

R.B.: Precisamente, haciéndoles leer el guión. Un buen guión abre puertas en Francia y en cualquier otra parte. Cuando hay una buena historia, siempre se encuentra dinero para hacerla. Además tengo buena fama: soy muy trabajador, muy meticuloso, preparo mucho mis películas, no dejo nada librado al azar, soy bastante maníaco, y tengo enorme respeto por la creación artística. Yo no voy a hacer algo de cualquier manera. Para mí, nadie tiene derecho a ejercer su profesión de cualquier manera.

P.: ¿Dónde le inculcaron esa buena formación?

R.B.: En la escuela del Museo del Louvre, donde me formé como restaurador. Ahí aprendí a aguzar la mirada, apreciar el esfuerzo artístico, y hacer bien las cosas. Claro que ahora no trabajo de restaurador, sino como contador de historias. Lo hago en el cine, también lo hice en historietas y revistas infantiles, quizá lo haga un día en teatro o novela.

P.: ¿Y en televisión?

R.B.: No.

P.: ¿Qué es «Zarafa»?

R.B.: Un dibujo animado que hice con Jean-Christophe Lie, que integró los equipos de «El jorobado de Notre Dame», «Las trillizas de Belleville», «Kirikou», etc. Es la historia de la primer jirafa que llegó a Francia, regalo del pachá de Egipto al rey Charles X en 1827, un asunto que me permite hablar de la libertad, criticar a los zoológicos, y desarrollar un relato de maduración a través del niño que acompaña a la jirafa a lo largo de los años. La estrenamos en París hace pocas semanas, con mucho éxito, y espero venir a presentarla en algún momento.

Entrevista de Paraná Sendrós

Fuente: http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=629130

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.