El Cascanueces: Siga el baile (La Voz del Interior)

noviembre 11, 2011

El Cascanueces: Siga el baile (La Voz del Interior)
Inicio > Escena > El Cascanueces: Siga el baile

El Cascanueces: Siga el baile

Iñaki Urlezaga y su Ballet Concierto traen la nueva versión de “El Cascanueces”, coreografiada y dirigida por el bailarín. Mañana, el sábado y el domingo en el Teatro del Libertador.

Por Celina Alberto 09/11/2011 18:11

Volver a contar el cuento mil veces contado, el del soldadito de plomo enamorado y valeroso. Iñaki Urlezaga se inspiró en la magia del relato, la fantasía de los juguetes animados y dejó que la música de Piotr Tchaikovsky hiciera el resto. Danza de raíz clásica, en el cuerpo del Ballet Concierto que dirige Lilian Giovine y que esta vez tiene a Urlezaga como director, coreógrafo y protagonista. La pieza, estrenada hace casi dos años por el ballet del Teatro Argentino de La Plata, tiene la novedad de contar por primera vez con Iñaki en escena, mientras que la partenaire será Eliana Figueroa.

Mañana, el sábado y el domingo, la compañía estará en el Teatro del Libertador (Vélez Sársfield 365), en una de las escalas de la gira nacional que está llevando la producción por las principales ciudades del país. “Es una obra con muchas versiones, y cuando me propusieron hacerla sentí que tenía ganas de hacer una coreografía propia”, cuenta el bailarín. “Nunca pensé que había un modelo único a seguir. Tuve la oportunidad de hacerlo y esta es la primera reposición que hacemos”, dice, y agrega que esta vuelta de la pieza es también su debut en el personaje que dirigió en 2009.

El Cascanueces según Iñaki suma al clásico las posibilidades físicas y nuevas habilidades conquistadas por los bailarines: 200 años después de su estreno, la obra adquiere velocidad y destrezas que el bailarín complementa con naturalidad en las actuaciones. “Antes había mucho más pantomima y la manera de bailar era mucho menos orgánica y más estructurada. Ahora, con el paso mismo y la coreografía se puede contar el cuento”.

–¿Qué tiene hoy para decir la danza clásica al público del ballet como espacio expresivo?
–La danza clásica siempre va a tener una belleza corporal que no tiene ningún otro tipo de disciplina. Se crean mundos fantásticos que son mucho más dulces que la cruel realidad que uno vive cotidianamente. Es hasta surrealista en una medida. La posibilidad para el artista es como la de una experiencia propia. Cuando las obras son tan geniales y la gente se siente transformada por lo que vive, es porque hay algo que lo contiene, la magia pura de estos cuentos.

–¿Pensaste alguna vez en ingresar al Bailando, como hizo Hernán Piquín?
–Nunca tuve la necesidad de incursionar en ese tipo de cosas. Me gusta mucho lo que hago, dirigir, coreografiar, bailar, no tanto lo otro. Estoy contento haciendo lo que hago.

–¿Hasta dónde querés llevar tu carrera la?
–Hasta que sienta que cumplí con todo lo que tenía ganas de hacer como bailarín. Parecería que ya hice todo, pero este es el primer ballet que hago como coreógrafo y director. Habrá que ver qué va a pesar más en mi carrera.

–¿Te imaginaste alguna vez que bailar te iba a traer hasta aquí?
–Nada de lo que vino me imaginé. Tenía una ambición mucho más chica. Soñaba con bailar en la Argentina y en un teatro. Todo lo que vino después, ser figura, trascender y volver, y ahora toda esta etapa creativa, nunca la había soñado. Fui bastante más humilde con mi pensamiento. No me imaginaba tanto.

–¿Qué fue lo mejor que te pasó bailando?
–El cariño del público, sin dudas, pero también poder expresarme libremente en lo que quería hacer. Poder manifestarme. Para un artista eso es primordial, es poder realizarse, mostrar lo que uno tiene adentro.

El Cascanueces
Viernes y sábado a las 21.30, y domingo a las 20.30 en el Teatro del Libertador (Vélez Sársfield 365). Iñaki Urlezaga y el Ballet Concierto.
Entradas: platea $ 180, cazuela $ 140, tertulia $ 100 y
paraíso $ 60.

Fuente: http://vos.lavoz.com.ar/escena/cascanueces-siga-baile

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.