Renata Schussheim en Ámbito Financiero

noviembre 4, 2011

Renata Schussheim en Ámbito Financiero

La artista plástica Renata Schussheim revive algunos de sus viajes

“En Santorini se pueden ver los dioses”

Uno de sus mayores placeres es viajar por trabajo, conociendo gente, y Renata Schussheim lo ha hecho por medio mundo tanto haciendo muestras de sus dibujos, pinturas, esculturas y fotos intervenidas, como diseñadora de arte y vestuario para teatro, ópera, ballet, comedias musicales, rock, cine y video. «Soy difícil de definir por las muchas cosas que hice y hago, así que artista plástica es lo que pongo cada vez que viajo, cuando tengo que llenar los papelitos». En este momento inaugura una nueva exposición a la que bautizó «Estado de gracia».

Periodista: Volviste hace poco de España, ¿en qué anduviste?

Renata Schussheim: Hice el vestuario de la ópera «Una italiana en Argel» en el Teatro Municipal de Santiago de Chile, y esa ópera se hizo en coproducción con Lausana, en Suiza, Oviedo y Bilbao, en España. Eso me llevó a conocer todos esos lugares, algunos de los cuales ya había visitado. La verdad es que he viajado bastante, y por lo general por trabajo. Así estuve en Bilbao, y conocí el País Vasco, y hace poco en Asturias, Oviedo. Y ahora hay otro proyecto, que voy a hacer también con La Ópera de Chile, para hacer «Carmen», otra vez con Emilio Sagi, un régisseur español que fue director de La Zarzuela y del Teatro Real. Me dijo que quizá entraba en la coproducción Manaos, y estoy rezando para que se haga.

P.: ¿Cuándo sentís que empezaste a viajar?

R.S.: Mi primer viaje fuera de la Argentina fue a Río, y fue tan impresionante la diferencia de cultura, las playas, el mar, que me quería quedar a vivir. Pero tenía que seguir. Estaba haciendo con Oscar Araiz y con Mauricio (Wainrot), que en ese tiempo bailaba, «Romeo y Julieta». Nos fuimos a hacerla en el Joffrey Ballet de Nueva York. Después en 1976, cuando tenía 27 años y a mi hijo Damián, me mandaron pasajes y me fui a hacer una exposición en México. Y ahí, por casualidad, le compré a un periodista del Excelsior un pasaje triangular Estados Unidos, Europa, México creo que por 150 dólares. Yo tenía muchos amigos en Nueva York y en Madrid, tenía a Carlitos Citrinovsky, que era como mi hermano, y estaban los que se habían exiliado, así que me hice ese periplo.

P.: ¿Viajás mucho?

R.S.: Bastante, y por trabajo, que es distinto porque conocés a otra gente, te relacionás de otra manera con el lugar, no andás como turista. Así he ido a miles de lados. En Roma, participando de una ópera, me encontré con Piero Tosi, uno de los más famosos diseñadores de vestuario del mundo, el que hizo la ropa para Visconti, Zeffirelli, Fellini, Bertolucci. Estaba trabajando al lado, corrí a abrazarlo y le dije: «Lo amo, maestro».

P.: ¿Algún viaje de placer?

R.S.: Tres. Uno fue con Oscar (Araiz), el gordo Trasferri, el iluminador, y mi amiga Valentina. Habíamos terminado una puesta y propuse que nos fuéramos diez días de vacaciones. Nos fuimos a Santorini y fue glorioso. Después vinieron nueve años de intenso trabajo. En medio del estrés con Oscar nos mirábamos y clamábamos: Santorini, Santorini. Volvimos por diez días y fue otra vez maravilloso. Amo a Grecia. Y en esa isla mirás al cielo y están los dioses todavía, sentís su presencia. El año pasado con Oscar y un amigo que tenía pasajes para que fuéramos a cualquier lugar del mundo, buscábamos qué destino elegir. Yo había conocido Marruecos por trabajo, pero muy brevemente, y había pasado por Marrakech. Fueron diez días fantásticos, estuvimos en un hotel cinco estrellas, íbamos todos los días al mercado de la Plaza Jamaa el Fna, y al Café de la Poste, deliciosamente decadente, y hace poco me enteré que lo habían volado con una bomba con la «primavera árabe».

P.: ¿Vas a museos, a lugares culturales?

R.S.: Trato de evitarlos todo lo que puedo, pero finalmente alguna vez se recae. En algunos lugares ni siquiera tenés la tentación de decir me voy a un museo. A veces te pasa que a los emblemas de la ciudad los ves de lejos, no vas a tocarlos como la mayoría de la gente. Trabajé muchas veces en París y no fui a la Tour Eiffel. El Louvre la primera vez que fui me agobió de una manera que me dije: esto es para verlo con tiempo.

P.: ¿Los viajes te inspiran en tu creatividad?

R.S.: Me hacen bien porque la desconexión es plena. Estar en un país donde todo es tan distinto, la comida, los olores, la ropa de la gente, las creencias. Es una felicidad tan absoluta no tener referentes, no ver el shopping, sentir que se está en otra historia. Eso es tremendamente benéfico para mí. No sé si me inspira o no, en principio, me cura, me sana de las bocinas, las corridas, de la realidad.

P.: ¿De la Argentina qué te gusta?

R.S.: Me gusta mucho, y hay muchos lugares que no conozco. Lo poco que vi del sur me encantó. Y así como estuve en San Martín de los Andes, no conozco Bariloche o Ushuaia. Hace muchísimo fui a las maravillosas Cataratas. Y después fui a trabajar a Córdoba, Salta, Tucumán.

P.: ¿Un lugar insólito en tus recorridos de viajera?

R.S.: Fui a lugares que no entran en lo habitual, como Sicilia. Fui a Stromboli y subí a la boca del volcán. Uno que sentí como exótico, porque está en la otra punta, fue ir a Finlandia, recuerdo que con Oscar (Araiz) pensamos en cruzar con un barquito a Rusia, porque justo nos había quedado un fin de semana libre, pero teníamos que hacer unos papeles en la embajada y no podía entrar sin la visa. Pero esa sensación de que te tomás el barquito, como si fueras a Montevideo, y te despertás en Rusia debe ser impresionante.

R.: ¿Por qué le pusiste a la muestra que acabás de abrir ese nombre?

R.S.: El título surgió cuando estaba pintando y tuve un flash de felicidad. Mi muestra anterior se llamó «Epifanía» y «Estado de gracia» también tiene que ver con la iluminación, y lo artístico es lo que se destaca y se ilumina. Cuando preparaba los cuadros para la galería Mundo Nuevo me dije que «estados de gracia» es lo que quiero exponer.

Entrevista de Máximo Soto

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=609750

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.