La fiesta inolvidable – “Mi Primera Boda” en Clarín

agosto 26, 2011

La fiesta inolvidable – “Mi Primera Boda” en Clarín

CINE

La fiesta inolvidable

Entrevista. Natalia Oreiro y Daniel Hendler. Son los protagonistas de “Mi primera boda”, la comedia sobre un casamiento que se complica. Aquí hablan del filme y de sus experiencias matrimoniales.

Por Nazareno Brega Especial Para Clarín

Bueno. Ok. Nati está embarazada” dice Daniel Hendler, apenas nota que el grabador empezó a cumplir su función, y enseguida estallan las carcajadas. Natalia Oreiro se suma y bromea “Mi primer hijo sería la película, ¿no?”. Se nota que la química entre las dos estrellas uruguayas es buena y que la pasaron muy bien filmando Mi primera boda , la película de Ariel Winograd que se estrena el jueves. Ellos interpretan a una pareja a punto de casarse que enfrenta todo tipo de inconvenientes durante una fiesta en cuestión.

“El no se quiere casar conmigo”, cuenta Oreiro, simulando estar ofendida. “Adrián, su personaje, siente el amor necesario, pero no quiere saber nada con la idea de una fiesta. Y Leonora es la insoportable del casamiento. Quiere el lugar más caro, el vestido, el mejor catering… Está muy enganchada con la parte superficial. A casi todas las mujeres nos pasa eso cuando hay una boda o una fiesta de quince. Queremos ser princesas por una noche y nos estresamos tanto que te olvidás por qué lo estás haciendo.” “Yo no me la quiero perder ni loco”, aclara Hendler. “Estoy completamente decidido por ella, pero hay un tema ahí con la boda… Cuando la mujer desea ser una princesa, se mete el buitraje del consumo. Es una bola de nieve. Con el vestido blanco, aparecen las fotos y el video. Y ahí, el maquillaje. Y una torta… Al hombre no lo educan para ser príncipe, sino más bien un futbolista. El punto de partida de la película es qué hace un futbolista en una situación así.” Natalia Oreiro aceptó el papel de Leonora sin dudar. “Ariel me llamó, me mostró un primer guión y acepté enseguida. Tenía unas ideas muy buenas que al final las terminó sacando. En realidad había aceptado hacerla por todas esas cosas que al final no quedaron”, ironiza.

Y no puede contener las burlas. “Bueno, la verdad es que nos llamaron porque Daniel daba boludo y yo neurótica”, exagera. Pero enseguida se pone seria y explica: “Me había encantado Cara de queso , tenía un humor diferente. Me encantan las comedias ácidas. El grotesco no me interesa, prefiero esta cosa más inglesa en el humor. Me gusta trabajar con directores jóvenes, que sean contemporáneos a uno, porque es mucho más fácil entenderse. Siempre me identifiqué con la comedia, pero acá podía hacer algo distinto. Mi personaje cambia, pero al principio puede ser muy irritante y ese camino nunca lo había transitado”.

Ella encuentra enseguida un defensor en su coprotagonista. “Leonora no es irritante, es irritable. Pero el carisma de Natalia y la relación preciosa que tiene con la cámara consiguen que ella pueda darle rienda suelta al personaje sin que la quieran matar”, explica Hendler.

Oreiro reflexiona: “Cuando en una fiesta se juntan dos familias distintas siempre aparecen los problemas. Y acá tenemos un matrimonio mixto. Y encima aparecen ex novios, ex novias, los amigos del novio que son unos impresentables que vienen a cagarme la fiesta, mis amigas que se creen lo más, madres que compiten… En este casamiento no queda nada por pasar”.

Hendler, casado con la cineasta Ana Katz con quien tiene una hija de tres años, despega su vida de la película: “El único imprevisto de mi casamiento fue que llovió y no pudimos hacerlo al aire libre. Estuvo bueno porque rompió con todas esas estructuras de control. Además festejaba mi emigración y la posibilidad única de mezclar a mis amigos uruguayos con los amigos de mi mujer. Más allá del anillito, fue todo muy informal”.

Oreiro no tiene anillos. En lugar de la alianza, prefirió compartir con Ricardo Mollo “un chispazo” tatuado en el anular izquierdo. “Mi casamiento no tuvo nada que ver con el de la película, pero tengo que confesar que me hizo acordar al de mi hermana. Ella tuvo una boda bastante tradicional con iglesia, vestido, fiesta. La pasó muy bien, pero en la previa estaba insoportable por la ansiedad. Nervios, llantos, que el pelo no le gustaba, que el vestido tampoco. La previa toca una fibra de las mujeres donde sienten que no se les puede escapar nada porque es el momento de sus vidas. Y lo que se te escapa es la tortuga. Yo entendía el sentimiento de Leonora en la película, pero por momentos también la veía como una boluda. No peyorativamente, sino porque decía ¿pa’qué tanto? Tanta presión…”.

“Esto de que las mujeres embarazadas empiezan a decir siempre la verdad es un peligro. Bueno, ¿terminamos ya la nota con Natalia?”, interrumpe y bromea Hendler rapidísimo de reflejos.

Pero la estrella de Muñeca brava continúa su línea de pensamiento. “Yo pongo esa adrenalina y estrés que puede llegar a generar una boda en cosas que tienen que ver con mi profesión, como un estreno. A algunas mujeres les parecerá una locura estar nerviosas por eso, pero para mí es una locura casarse.” La película se filmó en la imponente Estancia Villa María, construida en Máximo Paz por Alejandro Bustillo, antes de levantar el Casino de Mar del Plata, el Hotel Llao Llao o la casa central del Banco Nación. Los protagonistas, el director y sus familias se instalaron en el lugar durante el rodaje.

“En un entorno tan atractivo, la película fluye sola -comenta Hendler-. Salvo cuando filmaron en mi cuarto. Eso me desequilibró. No me enojé, pero intenté por todos los medios evitarlo. Había muchas habitaciones disponibles, pero al director le pareció que justo el baño de mi pieza era el mejor lugar para filmar y, en pocos segundos, una tropa de gente arrasó con mi intimidad. Estaban todos los fierros arriba de mi cama…”.

Oreiro interrumpe y lo desafía: “Vos, en la vida real, sos peor que Leonora. El lugar era una bendición. Te daba ganas de llorar. No podía salir mal la película. Terminabas de filmar y te ibas a pasear entre los árboles. Yo hasta terminaba abrazando los árboles. Si me veía alguien iba a pensar que estaba reloca.” “Así quedó embarazada”, retruca Hendler.

En un fin de semana que sirvió de descanso durante el rodaje, la estancia fue sede de la boda de Michael Bublé y Luisana Lopilato. “Se nos copiaron. Los entiendo porque ése es el lugar para casarse. Se quedaron a dormir en mi cuarto. Se los presté”, cuenta Oreiro con excitación. Y Hendler, también entre risas, agrega: “Les dijimos que se busquen un hueco mientras nosotros descansábamos el fin de semana. Es lo que tienen. Sorry.” «

FUENTE: http://www.clarin.com/espectaculos/fiesta-inolvidable_0_542945733.html

Test de química

Por Diego Lerer dlerer@clarin.com

En los Estados Unidos es una práctica cada vez más habitual el llamado “test de química”. Se toma un actor y una actriz y se prueba ante cámaras cómo dan juntos, si poseen esa magia que puede hacer funcionar o fracasar una película. Aquí tal vez no hay experiencia en ese tipo de prácticas, pero en el caso de Natalia y Daniel seguramente no haría falta. Se nota al verlos que la química entre ellos está ahí, latente, que cada cruce entre ambos bordea lo explosivamente divertido. Por motivos de la trama, no comparten tantas escenas como uno quisiera. Pero la química aparece, cuando los planetas chocan.

FUENTE: http://www.clarin.com/espectaculos/cine/Test-quimica_0_542945735.html

“Siento una avalancha de mimos”

“Esta es la primera vez en mi vida que no quiero trabajar. Es real”, dice, resplandeciente, Natalia Oreiro, cuando se refiere a su embarazo. Ella había escuchado más de mil veces en su carrera la pregunta “¿cuándo vas a ser mamá?”, y decía que no era el momento. Siempre había algo. Cine, tele, música y hasta diseño de su propia marca de ropa.
Hace poco más de un mes que la noticia del embarazo comenzó a circular por los medios y desde ese momento surgió un sinfín de especulaciones que Nati fue esclareciendo. Desde las aclaraciones a Susana Giménez, donde contó que iba a tener un varón y que hacía tiempo que lo estaban buscando con Ricardo Mollo, su marido desde hace casi diez años, hasta confesar que le gustaría más criar un rockerito de pelo largo que un actor.
“Mi mayor alegría, y algo que no esperaba, es que todo el mundo se puso muy feliz. Siento una avalancha de mimos y amor. Estoy re contenta. No me esperaba esa devolución. Es ya un niño muy querido antes de llegar”, se emociona Natalia.
Hasta Mollo, guitarrista muy poco afín a las notas y sobre todo a las que tocan temas personales, compartió su intimidad en una entrevista con Roberto Pettinato. Su esposa lo justifica: “Si no hablás con Petti… Roberto es imposible. Me está obligando a tomar unas pastillas. Me volvió loca. Las estoy tomando”.
Por primera vez en muchísimo tiempo, la agenda de Oreiro está casi vacía: solo adeuda la promoción de Infancia clandestina (que irá a Cine en Construcción en San Sebastián), que filmó antes de Mi primera boda, pero aún aguarda estreno. “La voy a acompañar. Es una película dramática, muy densa. Me costó mucho salir de ese personaje, pero me vino genial empezar a los veinte días a hacer Mi primera boda. Cuando filmás una comedia, te vas con una sonrisa”, analiza.
“Acabo de terminar la miniserie Lynch en Colombia. Pero ahora sí paro. Tenía un par de proyectos cinematográficos para este año, pero no los voy a poder hacer. Mi única intención es, hasta mediados del año que viene, hacer la plancha”. Se mira la panza, apoya las manos sobre su vientre y completa: “Hacer la plancha sólo desde lo profesional”.

FUENTE: http://www.clarin.com/espectaculos/cine/Siento-avalancha-mimos_0_542346025.html

“Hacer comedia es un desafío”

“Los casamientos son fiestas donde uno a veces olvida el sentimiento más profundo”, asegura Ariel Winograd, director de Mi primera boda. La idea de la comedia surgió con su esposa y productora, Nathalie Cabiron. “La boda es el contexto para una historia nada más. La película no tiene una posición a favor o en contra de los casamientos”, aclara.
El director volvió a ubicar su historia dentro de los límites de un solo espacio. Esa idea estaba presente en su primera ficción, Cara de queso, que transcurría en un barrio privado. “Me gusta explotar un solo espacio al máximo. Me interesa agarrar un lugar y transformarlo en un estudio gigante. Y también hay una cuestión de comodidad, me siento a gusto desarrollando una historia en un lugar”, explica.
Cinco años pasaron desde Cara de queso. Pero Mi primera boda no era un proyecto sencillo. Winograd revela que “empezamos a trabajar hace tres años. Cuesta muchísimo hacer una comedia. Mucha gente todavía la ve como un género menor, pero es un gran desafío. Me gusta grabar los ensayos y mucho de eso al final queda, porque es todo más natural y después es muy difícil de repetir”.
Mi primera boda tiene un elenco repleto de figuras (Soledad Silveyra, Muriel Santa Ana, Pepe Soriano, Imanol Arias). Y Natalia y Daniel: “Son dos de los mejores actores de comedia. Tenía como premisa trabajar con gente que admiro y que entendiese la comedia y su timing. Y quería que fueran comediantes de distintos ámbitos. La secuencia de títulos la hizo Liniers, que hace una comedia muy sensible. Y yo quería transmitir que esta película está hecha por gente que tiene sensibilidad de comedia. Todos los que están en la película manejan a la perfección el género” cuenta e infla el pecho.

FUENTE: http://www.clarin.com/espectaculos/cine/Hacer-comedia-desafio_0_542346026.html

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.