La Vie Parisienne (La Nación)

mayo 8, 2012

La Vie Parisienne (La Nación)

Opereta

La Vie Parisienne

Grandes intérpretes para un grato popurrí de la música francesa

Por Juan Carlos Montero | LA NACION

Dirección escénica: Alejandro Cervera / Dirección musical : Santiago Chotsourian / Arreglo musical: Mario Esteban / Escenografía y vestuario: Julio Suarez / Maestros preparadores: Mariana Rosas y Damián Baez / Realización de videos: Victor Gonzalez / Asistente: Damian Malvacio / Sala: Teatro Maipo / Funciones: hoy y todos los martes de mayo, a las 21.
Nuestra opinión: muy bueno

Con la intervención de un conjunto orquestal ubicado debajo del escenario y con un foso acondicionado se hace posible ver al director de orquesta concertar las intervenciones del conjunto instrumental. Así se va observando la actuación de coreutas y bailarines, quienes gestan un espectáculo poco menos que milagroso, ejemplo incuestionable de la enorme riqueza artística que cultiva una gran cantidad de la juventud porteña.

Al leer el programa impreso nos enteramos de que la versión musical cuenta con la intervención de destacados cantantes, como la soprano Marcela Sotelano; los tenores Carlos Ullán y Walter Castillo; el barítono Daniel Wandler; los contratenores Miguel Maidana y Lucas Villalba, y la mezzo Camila Lorenzo. También están allí el trío de cuerdas El Sistema, conformado por la violinista Amparo García Rabell; la violista Araceli Arce; el chelista Manuel Mercado, junto a un numeroso conjunto instrumental encabezado por el primer violín de Carlos Cosattini, y donde se amalgama un grupo a cargo de clarinetes, flautas, saxos, trompeta, trombón y percusión.

Cuando, con llamativa exactitud, se inicia el programa con el primer número de la serie, se observa la belleza de las bailarinas, luego se escucha la dinámica de la música de Jacques Brell de La valse a mille temps y, al cantar, la buena voz y la prestancia de Daniel Wendler. Son ellos quienes, con aplomo, están venciendo al mágico nerviosismo que sienten todos los artistas del mundo cuando se enfrentan por primera vez con sus públicos. De pronto aparecen la soprano Marcela Sotelano y la mezzo Camila Lorenzo, y la atmósfera visual y musical se hace delicada gracias a la ópera Lakme, de Clement Philibert Leo Delibes, obra que sobresale por su inspirado exotismo oriental. Las cantantes dejan escuchar aquí delicadeza y refinamiento.

Sin pausas se hilvana la opereta La belle Hélene, de Jacques Offenbach, estrenada en 1865, y con ella aparece el canto de los dos tenores del conjunto: el consagrado Carlos Ullán y Walter Castillo, con el coro, y más adelante el hermoso dúo de Orfeo y Euridice, de Gluck, donde las voces de los contratenores Lucas Villalba y Miguel Maidana se mimetizan en perfecto equilibrio sonoro.

Y con razón no pueden faltar más momentos del mismo creador, como el aria de las campanas de Los cuentos de Hoffmann, que Marcela Sotelano canta como una reina, y la célebre barcarola más otros muy risueños del genial creador de tantas operetas, que de haber estado presente en el teatro Maipo hubiera dirigido desde la platea y hasta celebrado muy especialmente al elenco y a Carlos Ullán, que, con algunos detalles de su apuesta prestancia, suma la evidencia de su noble carrera artística.

La Vie Parissine de Offenbach cierra el espectáculo con toda la compañía en un cuadro significativo al escuchar el canto y el baile al son de “Por nuestras canciones y nuestros gritos, celebremos a París…”, y todo concluye con un unánime aplauso en medio de rostros risueños.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1471285-la-vie-parisienne

Comentarios + Pingbacks + Trackbacks

Los comentarios se encuentras cerrados.